La principal dificultad para definir nuevos productos es entender las necesidades de los clientes, y para ello lo más importante no es tanto la herramienta a utilizar como el modo en que conceptualizamos y segmentamos dichas necesidades. Por otro lado, desarrollar productos con “demasiados botones” es contraproducente tanto a corto como a largo plazo. En este documento Conversis usted descubrirá:DESCARGAR

  • Por qué preguntar a sus clientes qué es lo que quieren no es la mejor manera de innovar
  • Cómo conceptualizar las necesidades de los clientes desde el punto de vista de la creación de valor para ellos
  • Por qué un exceso de funcionalidad del producto (“featuritis”) puede ser contraproducente desde el punto de vista de la salida al mercado, la adopción de producto o la satisfacción a largo plazo de los usuarios
  • Qué alternativas al desarrollo de un nuevo producto existen para la comercialización de tecnologías innovadoras.
Anuncios